Los antecedentes de la boleta única se remontan a mediados del siglo XIX, cuando fue implementada por primera vez en Australia. Posteriormente se introdujo en Estados Unidos y hoy es utilizada por casi todos los países de Europa. En la actualidad, la mayoría de los países de la región también utilizan el sistema de boleta única.

En ese contexto, en el año 2011 Argentina introduce modificaciones electorales trascendentes. La sanción de la ley N° 26.571 (2009), que había incorporado las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) para la designación de candidatos a cargos electivos nacionales, fue aplicada por primera vez en el año 2011.  Pero no fue ese el único dato trascendente en materia electoral en el año 2011, también irrumpió la boleta única de papel, usada ese mismo año en las provincias de Santa Fe y Córdoba para la elección de sus autoridades provinciales. Recientemente en el año 2022 se ha sumado, por iniciativa del propio gobierno provincial, la ley de boleta única de papel (BUP) de la provincia de Mendoza.

El mecanismo electoral de la boleta única tiene una serie de ventajas que justifican el cambio propuesto: incrementa la transparencia y celeridad en el proceso electoral en la medida que el cuarto oscuro es reemplazado por cabinas de votación en las que pueden votar varias personas simultáneamente. Reduce el fraude electoral gracias a que impide el robo de boletas en el cuarto oscuro. Dificulta prácticas electorales negativas como el “voto cadena”, al no existir más el uso de sobres donde colocar la boleta de sufragio. Atenúa los costos de la elección, e incluso minimiza el impacto ambiental negativo, al reducir significativamente la impresión de boletas, puesto que la autoridad electoral sólo imprime una cantidad de boletas levemente superior a la cantidad de electores. Asimismo, la boleta única garantiza la igualdad entre los distintos partidos y candidatos dado que todos ellos están presentes en una misma boleta electoral. Por último, y teniendo en mente la tendencia a la atomización del sistema de partidos, la boleta única de papel simplifica al elector el sufragio por cuanto los candidatos se encuentran agrupados en un mismo soporte de papel, en contraposición con el sistema actual donde las boletas partidarias de sufragio se encuentran esparcidas en el cuarto oscuro.

La boleta electoral, como instrumento mediante el cual el votante expresa su preferencia política, puede ser de origen partidario o de origen estatal, dependiendo quién tenga a su cargo la competencia para su impresión y distribución. En los sistemas electorales que aplican la boleta única de papel el Estado es responsable de su impresión y distribución. Por ello este proyecto de ley propone que además de la oficialización, la Junta Electoral de la Provincia de Buenos Aires tenga la potestad exclusiva de la impresión y distribución de las boletas únicas.

Asimismo, el sistema se caracteriza porque las boletas únicas sólo están disponibles en los lugares de votación. Ello no obsta a que los partidos puedan contar con facsímiles de esa boleta con la suficiente anticipación como para hacer campaña y mostrarles a sus simpatizantes dónde colocar la marca para sufragar por el partido de su preferencia.

En otras palabras, mediante el uso de la boleta única los votantes gozan de una oferta electoral completa, al tiempo que los partidos políticos ven garantizado que sus candidatos se encuentren disponibles en todas las mesas de votación durante la integridad de la jornada electoral.

Con este sistema no se requiere el sobre en el que en la actualidad se coloca la boleta partidaria de sufragio, debido a que los votantes sólo deben doblar la boleta única e introducirla posteriormente en la urna. También se modifica el lugar de votación, resultando un proceso más ágil en la medida en que se reemplaza un único cuarto oscuro por mesa de votación por el uso de un recinto de votación en donde se pueden colocar hasta cinco (5) cabinas de votación y en el que también se ubica la mesa para las autoridades y los fiscales.

Ahora bien, debe señalarse que no hay un único modelo de boleta única. En la Argentina, Santa Fe y Córdoba ejemplifican dos modelos distintos de boleta única. Por un lado, se encuentra el modelo santafecino – pionero en la implementación del sufragio por boleta única en nuestro país – que presenta tantas boletas únicas como categorías electorales se deban elegir. En otras palabras, cada categoría de cargo a elegir estará en una boleta única diferente, distinguida por una sigla y un color específico, en la cual figurarán todas las listas o candidatos que se presenten y compitan en esa categoría. Los candidatos deben ser ordenados por sorteo, previo a la elección y manteniendo ese mismo número de orden en la elección. El mecanismo de selección por sorteo tiene la ventaja de asignar la misma probabilidad a todos los participantes y así tener chance de aparecer en lugares gráficamente más visibles de la boleta única. En las elecciones santafecinas de Gobernador, Vicegobernador, Intendentes Municipales y Senadores Provinciales, la boleta única debe contener los nombres de los candidatos titulares, sus respectivas fotos y, en su caso, del suplente. En cambio, cuando se trate de la elección de Diputados Provinciales, Concejales y miembros de Comisiones Comunales, la Autoridad Electoral debe establecer, con cada elección, qué número de candidatos titulares y suplentes deben figurar en la boleta única. En todos los casos, las listas completas de candidatos con sus respectivos suplentes son publicadas en afiches o carteles de exhibición obligatoria. En Latinoamérica, este sistema se aplica en México, Colombia, Ecuador y Bolivia.

Por otro lado, el modelo empleado en Córdoba utiliza sólo una boleta única en la que se incluyen todas las categorías electorales y donde se dispone un casillero en blanco dentro de cada tramo electivo para contener la marca del elector que indica su preferencia. En las siguientes columnas se ubican los candidatos a gobernador y vicegobernador (con fotografía color del candidato a gobernador), apellidos y nombres de los candidatos titulares y suplentes a legislador por distrito único, en otra columna se presentan los candidatos titulares y suplentes a legislador por departamento (con fotografía del candidato titular) y, por último, aparece la columna en la que se ubican los candidatos titulares como suplentes a miembros del Tribunal de Cuentas Provincial.

De la experiencia recogida en la implementación efectiva del nuevo sistema de boleta única en Santa Fe surge que “…La gran mayoría de los votantes, las autoridades de mesa, los fiscales partidarios y los dirigentes políticos consultados tienen una opinión positiva sobre el sistema de boleta única implementado en la provincia y se manifiestan de acuerdo con el cambio. El 94,8% de los votantes encuestados respondió que el sistema es “muy bueno” o “bueno”, y esa distribución de las opiniones se mantiene igual si se desagrega por género, edad y nivel educativo. Además, el 92,7% de los consultados manifestó estar de acuerdo con el cambio de sistema. Según lo registrado en la observación no participante del acto electoral, hay una percepción generalizada –en los votantes, autoridades de mesa y fiscales– de que el sistema es mejor que el anterior.  Inclusive, se registraron con alta frecuencia expresiones de los electores a favor de su implementación en las elecciones nacionales. Las autoridades de mesa consultadas manifestaron que el nuevo sistema es más fácil, ágil y claro para el votante, y que simplifica el escrutinio. Los fiscales consideraron que facilita su tarea durante la votación, porque ya no tienen que estar pendientes de las boletas…El 93,7% de los consultados respondió que el proceso de votar fue “muy rápido” o “rápido”.  Los  datos  obtenidos  durante  la observación  no  participante parecen  confirmar  estas  percepciones…[1] [Énfasis en el original]

El modelo de boleta única que proponemos a través de este proyecto, si bien toma ideas de ambas provincias, se diferencia por la agrupación de los cargos electivos. En efecto, el proyecto de ley de “Boleta Única de la Provincia de Buenos Aires” en lugar de ofrecer tantas boletas únicas como cargos electivos se voten – Santa Fe – , o una sola boleta única con todos los cargos electivos – Córdoba – , prevé el empleo de dos boletas únicas. Ello permitirá presentar al votante la oferta electoral de manera más clara gracias a la utilización, no de una, sino de dos boletas únicas en soporte papel.

Una de las boletas únicas contendrá, cuando el llamado electoral así lo disponga, a los candidatos a gobernadora/or y vicegobernadora/or. Asimismo, la misma boleta única podrá incluir los candidatos a diputadas/os y/o senadoras/es provinciales, ello en función de lo que corresponda a las distintas secciones electorales en cada turno electoral. La otra Boleta Única presentará, si la convocatoria electoral así lo determina, las/los candidatas/os a intendenta/e y las/los candidatos a concejales y consejeras/os escolares. Por último, la ley también contempla la situación en la que se resuelva reformar la Constitución provincial, en cuyo caso y tratándose del llamado a una convención reformadora (artículos 207 y 208 de la Constitución de la provincia de Buenos Aires) deberá entregarse al elector una Boleta Única en la que sólo se presenten los candidatos a convencionales constituyentes.

Por otro lado, y a los fines de garantizar el principio de igualdad, el presente proyecto de ley propone que los espacios entre las distintas listas de candidatas/os oficializadas en las boletas únicas sean distribuidos homogéneamente e incluyan la denominación utilizada en el proceso electoral por el partido político, agrupación municipal, federación o alianza, debiendo ubicarse al lado derecho del número de orden asignado y guardando características idénticas en cuanto a su tamaño y forma. En el caso particular de la elección de gobernador, vicegobernador, intendentes municipales y senadores provinciales, en las boletas únicas deben figurar los nombres de los candidatos titulares, sus respectivas fotos y, de corresponder, la del suplente. Sin embargo, y tratándose de la elección de diputadas/os provinciales, de concejales y de consejeros escolares titulares y suplentes, debido al mayor número de candidatos y teniendo presente las restricciones de espacio disponible en las boletas únicas, la Junta Electoral provincial deberá determinar en cada elección, y cuando las circunstancias así lo determinen, el número de candidatos titulares y suplentes que deben figurar en las boletas únicas. Por tal motivo, y a los efectos que los electores tengan conocimiento cabal de toda la oferta electoral, deberán disponerse en el lugar de votación carteles que de manera clara y accesible exhiban en el lugar de votación las listas completas de todos los candidatos habilitados para los comicios.

Asimismo, este proyecto busca facilitar y mejorar la accesibilidad del voto, para lo cual las Boletas Únicas deben ser impresas de manera legible y en idioma español, usar papel no transparente, contener la indicación del lugar por dónde deben realizarse los pliegues y estar unidas a un talón donde se indique serie y numeración correlativa del cual deben ser desprendidas únicamente en el momento que el votante ejerza su opción electoral. En cuanto al sitio en que los electores deben realizar su opción electoral debe estar adecuadamente iluminado y ser de fácil acceso y circulación para el normal desplazamiento de personas con imposibilidades físicas o discapacidad. Igualmente, este proyecto de ley también prevé el uso por parte de no videntes de la boleta única, al ordenar la elaboración de plantillas para las boletas únicas, empleando el alfabeto Braille. Las plantillas llevarán una ranura en el lugar destinado al casillero para ejercer la opción electoral, para que el no vidente marque la opción que desee. Sin perjuicio de ello, las/los no videntes que desconozcan el alfabeto Braille serán asistidos por el Presidente de Mesa y los fiscales que deseen hacerlo, quienes se retirarán cuando la/el ciudadana/o haya comprobado la ubicación de las distintas opciones electorales propuestas por los partidos políticos en las boletas únicas y quede en condiciones de practicar a solas su elección.

Con el objetivo de incrementar los márgenes de seguridad, legalidad y transparencia, el presente proyecto establece que cada boleta única presente la firma legalizada del presidente de la Junta Electoral, incluyendo un casillero habilitado para que el Presidente de Mesa pueda firmarla al momento de entregarla al elector.

La reforma aquí propuesta también garantiza que las agrupaciones políticas puedan ejercer un control adecuado sobre el proceso de confección y diseño de las boletas únicas.

Por último, y atento las modificaciones propuestas al instrumento de votación, el proyecto propone adecuar la legislación vigente en materia electoral en la provincia de Buenos Aires. En tal lógica se resuelve derogar y modificar aquellos artículos que refieren en la actualidad a la boleta de sufragio partidaria, tanto en la Ley Electoral de la provincia de Buenos Aires – Ley Nro. 5109 – como en la Ley Nro. 14086 que regula las elecciones primarias, abiertas, obligatorias y simultáneas en la Provincia. Para ello se ha optado por reiterar, en los textos legales que se pretenden modificar, el contenido de algunos institutos clave expuestos en el Título I del presente proyecto, entendiendo que de ese modo se preserva la unicidad y claridad de las leyes citadas.

[1] Pomares Julia, Marcelo Leiras, María Page, Julieta Lenarduzzi, Cambios en la forma de votar. La experiencia de la boleta única en Santa Fe, Documento de Políticas Públicas, Análisis Nº 98, noviembre de 2011, CIPPEC, pp. 3-4.


 

PROYECTO DE LEY

BOLETA ÚNICA DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES

D1753/22-23 

TÍTULO I: SISTEMA DE BOLETAS ÚNICAS

 CAPÍTULO I: CARACTERÍSTICAS DE LAS BOLETAS ÚNICAS

ARTÍCULO 1°: Boletas Únicas. Los procesos electorales para la elección de los cargos electivos provinciales y municipales de la Provincia se deben realizar por medio de dos Boletas Únicas, de acuerdo a las normas que se establecen por la presente.

ARTÍCULO 2°: De las opciones electorales en las Boletas Únicas. Los votantes ejercerán sus opciones electorales mediante dos Boletas Únicas, una por cada grupo de categorías de cargo electivo. Una de las Boletas Únicas contendrá, cuando el llamado electoral lo disponga, los candidatos a gobernadora/or y vicegobernadora/or; y, en su caso, las diputadas/os y/o senadoras/es provinciales, de acuerdo a lo que corresponda en cada sección electoral. La otra Boleta Única incluirá, si la convocatoria electoral así lo determina, las/los candidatas/os a intendenta/e; y las/los candidatos a concejales y consejeras/os escolares. En caso de convocarse a una convención reformadora, en los términos de los artículos 207 y 208 de la Constitución provincial, deberá entregarse al elector una Boleta Única destinada sólo a esos efectos.

ARTÍCULO 3°: Características, contenido y diseño de las Boletas Únicas. Los espacios entre las distintas listas de candidatas/os oficializadas en cada Boleta Única deben distribuirse homogéneamente e incluir las figuras o símbolos que los identifican y la denominación utilizada en el proceso electoral por el partido político, agrupación municipal, federación o alianza, debiendo ubicarse al lado derecho del número de orden asignado, guardando características idénticas en cuanto a su tamaño y forma. A continuación de la denominación utilizada en el proceso electoral se ubicarán los nombres de los candidatos y un casillero en blanco para efectuar la opción electoral. Junto con el nombre y apellido podrá incorporarse el apodo del candidato.

Para la elección de gobernador, vicegobernador, intendentes municipales y senadores provinciales, con independencia de la Boleta Única en la que se presenten, debe figurar en ella los nombres de los candidatos titulares, sus respectivas fotos y, en su caso, del suplente. Tratándose de la elección de diputadas/os provinciales, de concejales y de consejeros escolares titulares y suplentes, la Junta Electoral provincial debe determinar en cada elección, y en los casos que corresponda, el número de candidatos titulares y suplentes que deben figurar en la Boleta Única.

Las Boletas Únicas deben ser impresas en idioma español, en forma legible, papel no transparente, contener la indicación del lugar por dónde deben realizarse los pliegues y estar unidas a un talón donde se indique serie y numeración correlativa, del cual deben ser desprendidas. Tanto en el talón como en la Boleta Única debe constar la información relativa a la sección, distrito electoral, circunscripción, número de mesa a la que se asigna y la fecha de la elección a la que corresponde.

La firma legalizada del presidente de la Junta Electoral debe estar impresa en cada Boleta Única y debe incluir un casillero habilitado para que el Presidente de Mesa pueda firmar al momento de entregar las Boletas Únicas al elector.

ARTÍCULO 4°: Votación de no videntes. A los efectos de facilitar el voto de las/los no videntes, se deben elaborar plantillas de cada Boleta Única en alfabeto Braille. Las plantillas llevarán una ranura en el lugar destinado al casillero para ejercer la opción electoral, que sirva para marcar la opción que se desee. Las/los no videntes que desconozcan el alfabeto Braille serán asistidos por el Presidente de Mesa y los fiscales que deseen hacerlo, quienes se retirarán cuando la/el ciudadana/o haya comprobado la ubicación de las distintas opciones electorales propuestas por los partidos políticos en las Boletas Únicas y quede en condiciones de practicar a solas la elección de la suya.

CAPÍTULO II: OFICIALIZACIÓN DE LAS BOLETAS ÚNICAS

ARTÍCULO 5°: Oficialización y registro de los candidatos. Con una anticipación de por los menos treinta (30) días hábiles anteriores a la fecha del acto electoral, los partidos políticos, agrupaciones municipales, federaciones y alianzas deben presentar a la Junta Electoral las listas de las/los candidatas/os públicamente proclamados para ser incorporados a cada Boleta Única. Los partidos políticos, agrupaciones municipales, federaciones o alianzas pueden inscribir en las Boletas Únicas sólo una lista de candidatos para cada categoría de cargo electivo. Ningún/a candidato/a podrá figurar más de una vez para el mismo cargo en las Boletas Únicas. Al momento de la inscripción de las listas de candidatas/os los partidos, agrupaciones, federaciones y alianzas deben proporcionar el símbolo o figura partidaria, así como la denominación que los identificará durante el proceso electoral. De igual modo deben suministrar la fotografía del o las/los candidatas/os, si correspondiese. Posteriormente, la Junta Electoral dictará resolución fundada, respecto de la calidad de las/los candidatas/os, así como del símbolo o figura partidaria, denominación y fotografía entregada. Asimismo, la Junta Electoral asignará por sorteo el número de orden que definirá la ubicación de cada partido, alianza o confederación de partidos en cada Boleta Única. El sorteo será público y los apoderados de cada partido, alianza o confederación de partidos deberán ser notificados fehacientemente. La resolución será apelable ante la Junta Electoral dentro de las cuarenta y ocho (48) horas, la que resolverá por decisión fundada. En caso de rechazo del símbolo o figura partidaria, la denominación, o la fotografía correspondiente, se le otorgará un plazo a los interesados de setenta y dos (72) horas para realizar los cambios o modificaciones propuestas. Vencido ese plazo, en las Boletas Únicas se incluirá sólo la denominación del partido dejando en blanco los casilleros correspondientes a las materias impugnadas.

 ARTÍCULO 6°: Impresión de las Boletas Únicas. La impresión de las Boletas Únicas, de las Boletas Únicas suplementarias, del afiche con la publicación de las listas completas de candidatos que integran cada Boleta Única y de las actas de escrutinio y cómputo, es potestad exclusiva de la Junta Electoral, la que adoptará las medidas de seguridad para garantizar la autenticidad de esa documentación.

ARTÍCULO 7°: Número y provisión de las Boletas Únicas. En cada mesa electoral debe haber igual número de Boletas Únicas que de electoras/es habilitadas/os para sufragar en la misma, con más un número que la Junta Electoral establezca a los fines de garantizar el sufragio de las autoridades de mesa y las eventuales roturas. En caso de robo, hurto o pérdida del talonario de las Boletas Únicas, éste será reemplazado por un talonario suplementario de igual diseño y con igual número de boletas donde se hará constar con caracteres visibles dicha condición. Los talonarios suplementarios correspondientes a cada tipo de Boleta Única deben tener serie y numeración independientes respecto de los talonarios de Boletas Únicas respectivos y un espacio previsto a los efectos de anotar la sección, el distrito, la circunscripción y la mesa en que serán utilizados. Se imprimirán, para ambos tipos de Boletas Únicas suplementarias, el equivalente de hasta el cinco por ciento (5 %) de los inscriptos en el padrón electoral de la Provincia. La Junta Electoral será la responsable de distribuir las Boletas Únicas suplementarias en los casos que correspondan.

Cada Presidente de Mesa, además de los materiales para la realización del comicio, deberá recibir los carteles que deben contener de manera visible y clara las listas completas de candidatos propuestos por los partidos políticos, agrupaciones municipales, federaciones y alianzas que integran cada Boleta Única, oficializados, rubricados y sellados por la Junta Electoral, los cuales deben estar exhibidos en el lugar del sufragio. Los afiches con la publicación de las listas completas de candidatos deben estar colocados en un lugar visible.

CAPÍTULO III: EL ACTO DE VOTACIÓN

ARTÍCULO 8°: Lugar del sufragio. El sitio en que los electores deben realizar su opción electoral debe estar adecuadamente iluminado y ser de fácil acceso y circulación para el normal desplazamiento de personas con imposibilidades físicas o discapacidad. En el lugar dispuesto para el sufragio deben ubicarse las cabinas de votación y tener exhibidos en sus paredes los afiches mencionados en el artículo que antecede.

 ARTÍCULO 9°: Práctica del sufragio. Además de las Boletas Únicas se deberá proporcionar al elector un bolígrafo con tinta indeleble. Las Boletas Únicas entregadas deben tener los casilleros en blanco y sin marcar. En el mismo acto debe mostrarse al elector los pliegues dispuestos a los fines de doblar las Boletas Únicas. Hecho lo anterior, se lo debe invitar a pasar a alguna de las cabinas de votación habilitadas en esa Mesa para proceder a la selección electoral. El número de cabinas disponibles será de hasta cinco (5) por mesa de votación, de acuerdo a las capacidades físicas del lugar.

Una vez introducido en la cabina de votación, el elector debe marcar la opción electoral de su preferencia y posteriormente plegar y colocar las Boletas Únicas entregadas en la forma que lo exprese la reglamentación. Los fiscales de mesa no deben firmar las Boletas Únicas, sólo debe hacerlo el Presidente de Mesa.

Las Boletas Únicas entregadas y debidamente plegadas deberán ser introducidas en la urna según corresponda. Si el elector fue impugnado deberán ensobrarse sus elecciones electorales conforme lo establezca oportunamente la reglamentación.

ARTÍCULO 10: Cierre del Acto Electoral. Una vez finalizado el comicio, se deben contar las Boletas Únicas sin utilizar para corroborar que coincidan con el número del padrón de ciudadanos que no votaron y se debe asentar en éste su número. Al dorso se escribirá la leyenda “SOBRANTE” y será firmada por el Presidente de Mesa. Las Boletas Únicas sobrantes serán remitidas dentro de la urna a la Junta Electoral, al igual que las Boletas Únicas suplementarias no utilizadas, las que serán introducidas en un sobre destinado al efecto, previo lacrado, y rubricado por el Presidente de Mesa.

 ARTÍCULO 11: Votos válidos. Son votos válidos aquellos en los que el elector ha marcado una opción electoral por cada categoría de las Boletas Únicas oficializadas.  Se considera válida cualquier tipo de marca dentro de los casilleros de cada una de las opciones electorales, con excepción de lo establecido en relación a los votos nulos.

ARTÍCULO 12: Votos nulos. Son considerados votos nulos aquellos en los que el elector ha marcado más de una opción electoral en cada categoría de las Boleta Únicas; los que lleven escrito el nombre, la firma o el número de Documento Nacional de Identidad del elector; los emitidos en Boletas Únicas no entregadas por las autoridades de mesa; y las que no lleven la firma del Presidente de Mesa o la autoridad de mesa en ejercicio del cargo. Asimismo, serán considerados nulos aquellos votos emitidos en Boletas Únicas en las que se hubiese roto algunas de las partes y esto impidiera establecer cuál ha sido la opción electoral escogida; en Boletas Únicas a las que faltaren algunos de los datos visibles en el talón correspondiente; aquellos en que el elector ha agregado nombres de organizaciones políticas, listas independientes o nombres de candidatos distintos a los que ya están impresos; y aquellos donde aparecen expresiones, frases o signos ajenos al proceso electoral.

ARTÍCULO 13: Votos en blanco. Son considerados votos en blanco aquellos en los que el elector no ha marcado una opción electoral en el recuadro dispuesto a tal efecto en cada categoría de las Boletas Únicas.

ARTÍCULO 14: Escrutinio y conteo de votos. El Presidente de Mesa, con la vigilancia de las fuerzas de seguridad y los fiscales acreditados, apoderados y candidatos que lo soliciten, hará el escrutinio para lo cual procederá a abrir la urna, de la que extraerá todas las Boletas Únicas plegadas y las contará confrontando su número con los talones utilizados. El resultado deberá ser igual al número de sufragantes consignados al pie de la lista electoral, en caso contrario el resultado deberá asentarse en el acta de escrutinio. A continuación, se anotará en la misma acta por escrito, en número y en letras, el número de sufragantes y el número de Boletas Únicas.

Posteriormente separará los votos impugnados y los colocará en un sobre dispuesto a esos fines el que será, luego de ser rubricado por la/el Presidenta/e de Mesa, depositado dentro de la urna para su posterior examen por parte de la Junta Electoral.

La/el Presidenta/e de Mesa verificará que cada Boleta Única esté correctamente rubricada con su firma en el casillero habilitado a ese fin. Luego leerá en voz alta el voto consignado en cada Boleta Única pasándosela al resto de las autoridades de mesa quienes, a su vez y uno por uno, leerán también en voz alta dicho voto y harán las anotaciones pertinentes en los formularios que para tal efecto habrá en cada mesa habilitada. Inmediatamente se sellará cada Boleta Única con un sello cuya leyenda será “ESCRUTADO”. Los fiscales acreditados ante la mesa de sufragios tienen el derecho de examinar el contenido de la Boleta Única leída y las autoridades de mesa tienen la obligación de permitir el ejercicio de tal derecho, bajo su responsabilidad. Si de resultas del examen realizado, alguna autoridad de mesa o fiscal acreditado cuestiona en forma verbal la validez o la nulidad del voto consignado en una Boleta Única, dicho cuestionamiento deberá constar de forma expresa en el acta de escrutinio. En este caso, la Boleta Única en cuestión no será escrutada y se colocará dentro de la urna en un sobre especial, rubricado por la/el Presidenta/e que se enviará a la Junta Electoral para que decida sobre la validez o nulidad del voto.

En el caso que el número de Boletas Únicas fuera menor que el de votantes indicado en el acta de escrutinio, se procederá igualmente al escrutinio sin que se anule la votación.

Finalizado el escrutinio, se colocarán dentro de la urna los sobres con: las Boletas Únicas impugnadas, las Boletas Únicas sobrantes, las Boletas Únicas escrutadas y las Boletas Únicas suplementarias no utilizadas, las actas de escrutinio y cómputo.

TÍTULO II: DISPOSICIONES COMPLEMENTARIAS

 ARTÍCULO 15: Deróganse los artículos 60, 65, 70, 86, 87, 88, 89 y 90 de la Ley 5109; y el artículo 17 de la Ley 14086.

ARTÍCULO 16: Modifíquese el artículo 20 de la Ley 5109, el que quedará redactado de la siguiente manera:

“Artículo 20: corresponde a la Junta Electoral:

  1. a) Formar y depurar el registro de electores.
  2. b) Designar y remover los ciudadanos encargados de recibir los sufragios.
  3. c) Realizar los escrutinios.
  4. d) Juzgar la validez de las elecciones.
  5. e) Diplomar a los legisladores, municipales y consejeros escolares.
  6. f) Desempeñar las demás funciones que se encomiendan por esta ley.
  7. g) Proponer al Poder Ejecutivo el nombramiento y remoción de los secretarios, así como de todo el personal permanente que le asigne el Presupuesto General de la Administración.
  8. h) Considerar y aprobar el Registro Especial de Electores Extranjeros.
  9. i) Requerir, a los efectos del escrutinio, en carácter de auxiliares, la concurrencia de los miembros del Ministerio Público y de los secretarios de la Suprema Corte de Justicia y de las cámaras de apelación.
  10. j) Reglamentar las funciones que le asigna la Constitución y la presente ley, en cuanto no lo hayan hecho los Poderes Legislativo y Ejecutivo.
  11. k) Autenticar, imprimir y proveer a todas las fuerzas políticas que resulten habilitadas de participar en el proceso electoral las Boletas Únicas, las Boletas Únicas suplementarias, el afiche con la publicación de las listas completas de candidatos que integran cada Boleta Única y las actas de escrutinio y cómputo, adoptando a tal fin las medidas de seguridad correspondientes.”

 ARTÍCULO 17: Modifíquese el título del Capítulo IX de la Ley 5109, el que quedará redactado de la siguiente manera:

 LUGAR DEL SUFRAGIO

ARTÍCULO 18: Modifíquese el artículo 59 de la Ley 5109, el que quedará redactado de la siguiente manera:

Artículo 59: El lugar del sufragio deberá estar iluminado adecuadamente, procurándose que sea de fácil acceso y circulación para el normal desplazamiento de personas con imposibilidades físicas o discapacidad. Asimismo, el lugar del sufragio deberá tener una mesa, cabinas de votación y deberá exhibirse, mediante la colocación en sus paredes y de manera visible, los afiches con la publicación de las listas completas de candidatos propuestos por los partidos políticos, agrupaciones municipales, federaciones y alianzas que integran cada Boleta Única. A la/el Presidenta/e de mesa corresponde velar por el cumplimiento de estos requisitos.

ARTÍCULO 19: Modifíquese el título del Capítulo X de la Ley 5109, el que quedará redactado de la siguiente manera:

 DE LAS BOLETAS ÚNICAS DE SUFRAGIO

ARTÍCULO 20: Modifíquese el artículo 61 de la Ley 5109, el que quedará redactado de la siguiente manera:

Artículo 61: Con una anticipación de por lo menos treinta (30) días anteriores a la fecha del acto electoral general, los partidos inscriptos deben presentar a la Junta Electoral las listas de las/os candidatas/os públicamente proclamadas/os para ser incorporados a cada Boleta Única. Las Boletas Únicas tendrán las dimensiones, calidad de papel y demás características que determine la Junta Electoral, debiendo destinar espacios iguales para todos los partidos o agrupaciones políticas que participen en el acto. Cada partido político, agrupación municipal, federación o alianza puede inscribir en las Boletas Únicas sólo una lista de candidatas/os para cada categoría de cargo electivo. Ningún/a candidata/o podrá figurar más de una vez para el mismo cargo en las Boletas Únicas. Al momento de la inscripción de las listas de candidatos los partidos, agrupaciones, federaciones y alianzas deben proporcionar el símbolo o figura partidaria, así como la denominación que los identificará durante el proceso electoral. De igual modo la fotografía del o las/los candidatas/os, si correspondiese.”

ARTÍCULO 21: Modifíquese el artículo 63 de la Ley 5109, el que quedará redactado de la siguiente manera:

 Artículo 63”: Los partidos o agrupaciones políticas que no tengan candidatos oficializados por la Junta Electoral no podrán designar fiscales para controlar el acto electoral.

ARTÍCULO 22: Modifíquese el artículo 64 de la Ley 5109, el que quedará redactado de la siguiente manera:

Artículo 64: Cada Presidente de Mesa deberá recibir, juntamente con los útiles y documentos previstos en esta Ley, las Boletas Únicas impresas y oficializadas por la Junta Electoral. Asimismo, se le deberá proporcionar los carteles que deben exhibir de manera clara y visible la lista completa de candidatas/os que integran cada Boleta Única.”

ARTÍCULO 23: Modifíquese el artículo 72 de la Ley 5109, el que quedará redactado de la siguiente manera:

Artículo 72: Si la identidad no es impugnada, la/el Presidenta/e de Mesa debe entregar al elector dos Boletas Únicas. Una de ellas contendrá, cuando el llamado electoral lo disponga, los candidatos a gobernadora/or y vicegobernadora/or; y, en su caso, las diputadas/os y/o senadoras/es provinciales, de acuerdo a lo que corresponda en cada sección electoral. La otra Boleta Única incluirá, si la convocatoria electoral así lo determina, las/los candidatas/os a intendenta/e; y las/los candidatos a concejales y consejeras/os escolares. Las Boletas Únicas serán firmadas de su puño y letra en ese acto. Las Boletas Únicas entregadas deben tener los casilleros en blanco y sin marcar. En el mismo acto la/el Presidenta/e de Mesa le debe mostrar al elector los pliegues a los fines de doblar las Boletas Únicas. Hecho lo anterior, debe invitarlo a pasar a alguna de las cabinas de votación habilitadas para esa Mesa, para proceder a la selección electoral.”

ARTÍCULO 24: Modifíquese el artículo 73 de la Ley 5109, el que quedará redactado de la siguiente manera:

Artículo 73: Ubicado en la cabina de votación, el elector debe marcar la opción electoral de su preferencia y plegar las Boletas Únicas entregadas en la forma que lo exprese la reglamentación. Los fiscales de mesa no podrán firmar las Boletas Únicas en ningún caso. Cada una de las Boletas Únicas entregadas, debidamente plegadas, deberá ser introducida en la urna de la mesa que corresponda, salvo que haya sido impugnado el elector, caso en el cual se procederá a tomar sus opciones electorales y a ensobrarlas con la rúbrica de la/del Presidenta/e de Mesa.”

ARTÍCULO 25: Modifíquese el artículo 83 de la Ley 5109, el que quedará redactado de la siguiente manera:

“Artículo 83.- A dicha hora, el Presidente del comicio invitará a los electores acreditados por los partidos políticos concurrentes que podrán designar al efecto, en calidad de testigos del escrutinio y para firmar el acta del mismo, hasta cinco (5) ciudadanos inscriptos en la mesa a fin de que, conjuntamente con el suplente y los fiscales que actuaron en la mesa hasta el cierre del comicio, procedan, en acto público, a efectuar las operaciones siguientes:

  1. Abrir la urna y confrontar el número de Boletas Únicas plegadas que contiene, con el número de sufragantes anotados; si hubiere alguna diferencia se hará constar en el acta respectiva.
  2. Se procederá a realizar el escrutinio de las Boletas Únicas contenidas en la urna, distribuyendo dicho trabajo entre el Presidente y el suplente. Esta operación, se realizará bajo la vigilancia permanente de los fiscales y testigos pertenecientes a los partidos políticos que hubieren concurrido a la elección y de manera que éstos puedan llenar su cometido con facilidad y sin impedimento alguno. Si no se encontraren presentes los fiscales, deberá expresarse en el acta el motivo de la ausencia.

Con cualquiera de las autoridades de la mesa presentes, se realizará igualmente este escrutinio provisorio.”

ARTÍCULO 26: Modifíquese el artículo 91 de la Ley 5109, el que quedará redactado de la siguiente manera:

“Artículo 91.- Finalizada la tarea de este escrutinio provisorio, se consignará en un acta cuyo formulario remitirá la Junta Electoral, lo siguiente:

  1. a) La hora de cierre del comicio, número de sufragios emitidos, cantidad de votos impugnados, diferencia entre las cifras de sufragios escrutados y la de votantes señalada en el registro, todo ello consignado en letras y números.
  2. b) Cantidad, en letras y números, de los sufragios obtenidos por cada uno de los respectivos partidos o candidato y número de votos en blanco.
  3. c) La mención de las protestas previstas en el artículo 85, y de las que se formulen con referencia al escrutinio.
  4. d) La nómina de los agentes de Policía, individualizados por el número de chapa, que han actuado a las órdenes de las autoridades del comicio hasta la terminación del escrutinio.
  5. e) El nombre, apellido y domicilio de los electores destacados por los partidos concurrentes, de acuerdo al artículo 83.
  6. f) La hora de terminación del escrutinio.

Las Boletas Únicas serán guardadas en el sobre de papel fuerte que remitirá la Junta Electoral, el cual será lacrado, sellado y firmado por la/el Presidenta/e, colocándose todo nuevamente dentro de la urna. Igualmente se colocarán dentro de ella los sobres correspondientes a las Boletas Únicas impugnadas, las sobrantes y las Boletas Únicas suplementarias no utilizadas, junto al acta con el resultado del escrutinio, la que será firmada por todas las autoridades del comicio y fiscales.

Se firmarán también, los registros de sufragantes después de tachar los nombres de los que no hubieren comparecido y de dejar constancia, en letras y cifras, del número de electores que sufragaron.

Esta última documentación se introducirá en otro sobre, el que será también depositado dentro de la urna, luego de ser rubricado por la/el Presidenta/e de mesa.”

 ARTÍCULO 27: Modifíquese el artículo 108 de la Ley 5109, el que quedará redactado de la siguiente manera:

 Artículo 108.- Las Boletas Únicas serán conservadas en paquetes sellados y lacrados por la Junta Electoral, hasta tanto los cuerpos representativos hayan aprobado la incorporación de todos sus electores.”

 ARTÍCULO 28: Modifíquese el artículo 4 de la Ley 14086, el que quedará redactado de la siguiente manera:

Artículo 4: Requisitos de las listas: Las listas de candidatos deberán reunir los requisitos que establezcan las respectivas Cartas Orgánicas partidarias. Asimismo, deberán observar los siguientes recaudos:

  1. a)      Número de candidatos igual al número de cargos titulares y suplentes a elegir.
  2. b)     Firma de aceptación de la postulación del candidato debidamente certificada, indicación de su domicilio real, del número de documento de identidad y declaración jurada de reunir los requisitos constitucionales pertinentes.
  3. c)      Designación de hasta tres (3) apoderados de lista. Se entenderá que la actuación de los mismos es conjunta en caso de no aclararse lo contrario. Deberán certificar sus firmas en la nota de presentación por ante escribano público o autoridad competente, constituyendo domicilio en la ciudad de La Plata, quedando habilitados para proceder a la certificación de las firmas de aceptación de cargos de los candidatos que presenten y de las adhesiones contempladas en el artículo siguiente.
  4. d)      Denominación de la lista mediante color, nombre y/o número, acompañado por la sigla, monograma, escudo, símbolo, emblema distintivo y fotografía de las/los candidatas/os que correspondan.
  5. e)      Reunir las adhesiones establecidas en el artículo 5º de la presente.”

ARTÍCULO 29: Modifíquese el artículo 8 de la Ley 14086, el que quedará redactado de la siguiente manera:

 “Artículo 8: Oficialización de las Boletas Únicas. La Junta Electoral de la Provincia de Buenos Aires oficializará las Boletas Únicas que serán utilizadas en las elecciones primarias, abiertas, obligatorias y simultáneas para la selección de candidatos a cargos públicos electivos, de acuerdo a los requisitos que establezca, y asignará por sorteo el número de orden que definirá la ubicación que tendrá asignada cada partido, alianza o confederación de partidos en cada Boleta Única. Al sorteo mencionado podrán asistir sus apoderados, para lo cual deberán ser notificados fehacientemente. Los modelos de las Boletas Únicas deberán ser puestos a consideración de las autoridades partidarias con una antelación no menor a treinta (30) días a la fecha de la elección.

ARTÍCULO 30: Modifíquese el artículo 12 de la Ley 14086, el que quedará redactado de la siguiente manera:

Artículo 12: Lugares de votación. Autoridades de mesa. Los lugares de votación, que serán establecidos por la Junta Electoral de la Provincia, serán comunes para todos los partidos políticos, federaciones, alianzas transitorias y agrupaciones municipales. Los lugares dispuestos para la votación deberán contar con cabinas de votación donde la/el electora/or pueda realizar la selección de candidatos en cada Boleta Única. El número de cabinas disponibles será de hasta cinco (5) por mesa de votación, de acuerdo a las capacidades físicas del lugar. La Junta Electoral designará las autoridades de mesa con veinte (20) días de anticipación a la fecha de las elecciones primarias.”

ARTÍCULO 31: Modifíquese el artículo 15 de la Ley 14086, el que quedará redactado de la siguiente manera:

Artículo 15.- Junta Electoral. Atribuciones. Recurso. La Junta Electoral de la Provincia tiene a su cargo la impresión de las Boletas Únicas, de las Boletas Únicas suplementarias, de los afiches con la publicación de la lista completa de candidatos que integran ambas Boletas Únicas y de las actas de escrutinio y cómputo. Asimismo, la Junta Electoral de la Provincia tiene el control del proceso electoral y el desarrollo del escrutinio definitivo con las atribuciones y facultades que la Constitución y legislación le asignan para los comicios generales. Contra las decisiones de las autoridades partidarias podrá articularse recurso ante la Junta Electoral. El mismo deberá interponerse fundado ante dicho órgano por parte legitimada dentro del término de tres (3) días, salvo plazo en contrario regulado en la presente.”