Viviana Dirolli infobae

Viviana Dirolli infobae

COLUMNA EDITORIAL PARA EL DIARIO «INFOBAE»

Es indispensable impulsar los medios para que Buenos Aires forme parte de los sectores que puedan insertarse, a través de las industrias creativas, dentro del paradigma del conocimiento

Cuando nos sentamos a ver una película en el cine, en la televisión o en las plataformas de streaming lo que estamos viendo es la punta de un ovillo de innumerables acciones, tareas, ideas e inversiones que la hicieron posible.

Si tuviésemos la oportunidad de asomarnos tras bambalinas, descubriríamos artistas, camarógrafos, escenógrafos, productores y, quizá también, pueblos enteros que modificaron sus rutinas porque se transformaron en set de filmación con actores y actrices, vestuaristas y técnicos. Y ante eso, el almacén que vende más fiambre, la panadería que vende más pan, el bar que vende más café… Mucho más allá, podríamos observar también guionistas creando historias, productores tramando nuevos proyectos y empresas de uno y otro lado del continente, y del océano.

Las industrias creativas son una gran industria, y la industria audiovisual es una de las más importantes.

Las virtudes de la industria audiovisual son múltiples y variadas. Entre las más destacables se encuentra su capacidad para fortalecer la identidad colectiva de una sociedad, la eficacia de hacerla palpable -y que se traslade en forma de arte- y entretenimiento por todo el mundo.

Hay muchos países que aplican políticas públicas de fomento a las inversiones en el área audiovisual, tanto a nivel nacional como regional. Los países con grandes economías lideran el campo y el desarrollo de esta industria. Ellos reconocieron que su inversión es central por diferentes razones: por un lado, en el aspecto cultural e identitario; por el otro, porque son conscientes del impacto en el desarrollo productivo que genera el sector.

Actualmente, la inversión en el sector se encuentra creciendo exponencialmente en todo el mundo. Para favorecer su producción, se generan estímulos nacionales y subnacionales que permiten atraer inversiones a lo largo del territorio. Si bien la cantidad de agentes inversores está mayormente en algunos países, es posible reconocer gran diversidad en cuanto a su ejecución. En otras palabras, es muy amplia la oferta existente de espacios donde se pueden realizar los rodajes y hay un gran número de servicios vinculados a la producción.

Como es sencillo darse cuenta, la presencia de este tipo de inversiones no solo beneficia a esta industria, sino que genera un alto impacto en el desarrollo económico de las ciudades y pueblos a nivel general. Esto se debe a que cada producción tiene interrelación con otros sectores, entre los que se encuentran la infraestructura, el turismo, el comercio, entre otros.

En un contexto en el que se necesita inversión a través de distintos sectores, la provincia de Buenos Aires tiene una gran oportunidad. Nuestra provincia presenta enorme potencial para el desarrollo audiovisual, ya que cuenta con destacables locaciones, infraestructuras disponibles, recursos humanos artísticos y técnicos calificados. Otro factor que genera beneficios es la gran extensión territorial y la diversidad de opciones y paisajes. Todo esto la convierte en un espacio inigualable para la apuesta en el sector audiovisual.

Son diferentes los ejemplos que demuestran lo acertado que sería llevar a cabo esta tarea. En nuestra región, podemos revisar lo realizado por Uruguay, que es un país que genera atractivos para inversión extranjera en la industria audiovisual. Para cumplir con sus metas aplicó un programa que le trajo aparejados impactantes beneficios. Vale recordar que la provincia de Buenos Aires tiene casi el doble de superficie y cinco veces más población que Uruguay, con lo cual las oportunidades que tenemos son aún mayores.

Debemos precisar que no todas las inversiones en esta industria son a nivel países. Hay varios modelos de aplicación de políticas subnacionales, a través de la constitución de eficaces comisiones fílmicas, como es el caso de Cataluña o del País Vasco.

Las industrias creativas, como es la industria audiovisual, tienen alto impacto en el desarrollo humano y productivo. Es indispensable impulsar los medios para que la provincia de Buenos Aires forme parte de los sectores que puedan insertarse, a través de las industrias creativas, dentro del paradigma del conocimiento. Es imprescindible que cada sector (el político, el económico, el creativo) confluya en programas efectivos que impacten en el desarrollo de nuestras comunidades. De esta manera, los y las bonaerenses podremos sentarnos a ver la película que fuimos capaces de contar.


 

FUENTE: DIARIO INFOBAE